Total War: Warhammer 3

A veces, el todo es superior a la suma de las partes, esta es una de esas veces. La franquicia de Total War ha conquistado el corazón de los amantes de la estrategia desde hace años, mientras que Warhammer tiene un lugar en la nostalgia (y los trasteros) de decenas de millones de personas.

En 2016 se lanzó la primera entrega como un soplo de aire fresco para ambas franquicias. Total War llevaba años lanzando juegos grises y repetitivos, mientras que Warhammer ha sido maltratado en incontables ocasiones para sacar los cuartos a los fans. Pero Total War: Warhammer es una saga que está marcando un antes y un después en el género de estrategia, el modelo a seguir con el que, a partir de ahora, se comparará a todos los grandes títulos de estrategia.

Total War: Warhammer 3
Pantalla de carga de Total War: Warhammer III

Hablamos de unos gráficos impresionantes, animaciones que después de cientos de horas te seguirán sorprendiendo, un apartado artístico que ha sabido aprovechar el rico universo de Warhammer Fantasy, una curva de aprendizaje divertida e ilusionante, una heterogeneidad en la jugabilidad que ha desbancado a sus predecesores y, por último pero no por ello menos importante, la posibilidad de jugar campañas multijugador con turnos simultáneos de hasta 8 jugadores.

Cómo no dar pena en Total War: Warhammer 3

¿Nunca has jugado a un Total War?, ¿quieres dejar de perder campañas contra la IA en fácil?, ¿aún guardas rencor hacia los franceses pero no paran de ganarte en el multijugador? A continuación te daremos una serie de consejos y conceptos que te ayudarán a comprender mejor la noble ciencia. Incluso aunque te consideres un jugador veterano, sigue leyendo, probablemente aprendas una cosilla o dos que te serán útiles.

Piedra-papel-tijera, pero más complicado

En Total War siempre ha existido un sistema considerablemente simple pero divertido de emparejamientos. Al igual que piedra está en desventaja contra papel, en Total War los lanceros tienen ventaja contra la caballería, la caballería frente a la infantería con espada, la infantería con espada frente a la infantería con lanza, etc. Si eres capaz de detectar cuáles son los emparejamientos ventajosos y ejecutarlos, tendrás media batalla en el bolsillo.

Este formato funciona por sí solo maravillosamente, pero en el momento en que lo que estás recreando es el universo de Warhammer y no las Guerras Púnicas, puedes encontrar los mismos arquetipos pero con muchísima más variedad y por tanto complejidad. Por poner un ejemplo, la caballería ya no puede ser solo de proyectiles, pesada o ligera.

Total War: Warhammer 3
Pantalla de carga de Total War: Warhammer III

Ahora puede ser caballería voladora, puede ser caballería eficaz contra infantería, o eficaz contra unidades grandes, o caballería fantasmal, puede tener regeneración de salud y debilidad al fuego, puede tener formación en cuña, ser indesmoralizable o descomponerse al desmoralizarse, causar terror y/o miedo. Y creednos, nos hemos dejado unas cuantas.

Este formato, lejos de resultar abrumador, hará que puedas disfrutar de miles de horas jugando al modo campaña o multijugador, que cada batalla sea no solo una oportunidad de poner en práctica lo aprendido, sino también de aprender una nueva lección. La clave estará en ir de lo concreto a lo abstracto y de vuelta a lo concreto. Si entiendes cuáles son las dos o tres particularidades de la facción que tienes frente a ti, sabrás qué tipo de estrategias serán más eficientes, si entiendes qué tipo de unidades tienen ventaja frente a cuáles, esto te ayudará enormemente a no cometer el error de mandar a tu caballería a por sus lanceros mientras tu infantería va a por sus arqueros.

Para facilitar esto, más abajo podrás encontrar un resumen sobre las virtudes y defectos de cada facción.

Conceptos tácticos básicos

Total War: Warhammer 3
Pantalla de carga de Total War: Warhammer III

Una de las maravillas de Total War es que te permite recrear algunas de las tácticas más famosas de la historia y, además, funcionan.

  • Arqueros y artillería delante hasta que los enemigos empiecen a estar demasiado cerca. Esto te otorga la capacidad de forzar a tu rival a venir a por ti o adelantar a sus arqueros. Esto obviamente está sujeto al alcance de los arqueros del enemigo o si tú tienes artillería o no. Cuando el enemigo empiece a estar demasiado cerca, adelanta toda tu línea de infantería para aprovechar el bonificador de carga y permitir que tus arqueros sigan disparando continuamente sin moverse del sitio. Si por el contrario tu rival tiene la ventaja del ranged, procura moverte rápido y sin solapar a tus unidades: los rangeds se benefician de disparar contra aglomeraciones.
  • Caballería a ambos flancos pero un pelín rezagada. Esto disuadirá a la infantería enemiga de rodear a tu bloque central, además podrás contrarrestar a la caballería enemiga que intentase flanquearte. Si el enemigo no tiene caballería o ya la ha perdido, te recomendamos eliminar inmediatamente a sus unidades expuestas en la retaguardia, principalmente artillería y arqueros. A continuación, realiza cargas una y otra vez a la retaguardia del bloque central enemigo, haciéndoles un sandwich del amor entre tu infantería y tu caballería. Te preguntarás, ¿por qué un pelín rezagada y no en paralelo?, pues porque estarás tendiendo una trampa en la que tu enemigo puede picar: si comete el error de intentar atacar a tu infantería en el flanco o a tu caballería, podrás hacerles el sandwich del amor a su caballería.
  • Lanceros a los flancos o en retaguardia. Las unidades grandes tienden a tener más bonificación de carga que las pequeñas. Por ello, los espacios más abiertos siempre son más ventajosos para ellas, pues podrán cargar, salir y volver a cargar. Esta situación se produce casi por norma general en los flancos, por tanto siempre es recomendable posicionar a tus lanceros donde casi con seguridad podrán emparejarse con las unidades grandes rivales. Sin embargo, un rival hábil podría detectar esto y cargar por el medio, dividiendo en dos a tu ejército con todo lo que eso conlleva. En estos casos, te puede ayudar el dejar a tus lanceros en retaguardia para utilizarlos de forma más reactiva, o bien intercalar a tus lanceros a lo largo de toda la primera línea para poder adaptarte rápidamente.
  • Yunque y martillo. El concepto es sencillo: Un bloque Yunque para realizar el primer choque con el enemigo y un segundo bloque Martillo que flanquee al enemigo y realice el sandwich del amor. La principal labor del Yunque es sostener al enemigo, por lo tanto serán más útiles las unidades resistentes y duraderas. La principal labor del Martillo será poner el daño sobre la retaguardia y los flancos, para lo que necesitarás letalidad y movilidad.

En Total War: Warhammer cada facción será distinta, algunas puede que ni siquiera tengan caballería o unidades móviles, como por ejemplo Costa del Vampiro, pero pueden realizar el Martillo con ligeras adaptaciones, en este caso sustituyéndolo por un poderoso hechizo como la Venganza de Vangheist. Considerando la enorme diversidad de facciones y unidades dentro de las mismas, el juego te incentivará a diseñar tus propias tácticas y contrarrestar las del rival: las posibilidades son innumerables.

Microgestión: El Santo Grial de los juegos de estrategia

Total War: Warhammer 3
Pantalla de carga de Total War: Warhammer III

Conocer qué clase de unidades tendrá tu rival es muy útil, entender cuáles son los emparejamientos ideales todavía más, preparar una táctica para sobrepasar a tu enemigo también, pero todo esto no vale de nada si no tienes un cierto nivel de microgestión.

¿Recuerdas los enajenados del Age of Empires que se sabían todos los accesos rápidos del juego y eran capaces de hacer más cosas en un minuto que tú en cinco?, eso se llama microgestión. La capacidad de analizar la situación, definir prioridades y ejecutar las acciones en menos tiempo que tu rival.

Si bien esta no tiene tanto peso como en otros RTS clásicos, la microgestión es la cualidad más difícil de adquirir, pero te dejamos algunas claves para desarrollarla:

  • Mayor planificación previa a la batalla. Si haces los deberes cuando toca, no tendrás que decidir todo a la vez en el último momento.
  • Ser meticuloso y revisar constantemente el minimapa te ayudará a anticipar flanqueos, detectar objetivos y no olvidarte de esas unidades que acostumbran a quedarse paradas tres minutos mientras masacran al resto de tu ejército.
  • Procura no pausar las batallas en el modo single-player para ir mejorando en un entorno “seguro” desde el principio.
  • Selecciona correctamente la actitud de tus tropas. Podrás elegir que tus tropas a distancia tengan activado -o no- el modo escaramuza, esto hará que disparen al objetivo seleccionado hasta que un enemigo se acerque para entablar combate cuerpo a cuerpo, la propia unidad calculará el tiempo que necesita para replegar y lo hará, volviendo a darse la vuelta para disparar cuando haya ganado suficiente terreno. En la misma línea, activa -o no- el modo defensivo en tus tropas a melee en función de si quieres que persigan al enemigo cuando intente replegarse. El modo defensivo te permitirá mantener una línea de frente más cohesionada, pero podrías estar dejando escapar a un enemigo que volverá un minuto más tarde por tu flanco.
  • Agrupa a tus unidades en secciones. Para hacerlo, selecciona varias unidades y después pulsa ctrl+1 ó ctrl+2, etc. Esto te permitirá mover varias unidades al mismo tiempo, pero también te ayudará a organizarlas de una forma más intuitiva en la interfaz o cambiar su actitud sin tener que ir de una en una. Si siempre las organizas de la misma forma, tu memoria muscular pulsará automáticamente -por ejemplo- la tecla 4 cuando desees dar órdenes a los arqueros.
  • Puedes seleccionar a todo tu ejército y recolocarlo en la misma formación, para ello, teniéndolo seleccionado, mantén pulsada la tecla alt mientras con click izquierdo pinchas y arrastras al ejército. Si además pulsas la tecla ctrl, podrás rotar.
  • Puedes compensar una carencia de microgestión si tienes claros los conceptos, tácticas y mecánicas del juego. Dudas menos cuando se trata de algo que conoces.

Facciones en Total War: Warhammer

Total War: Warhammer 3
Pantalla de carga de Total War: Warhammer III

Orcos, enanos, elfos y humanos son ya protagonistas habituales de la fantasía épica, pero en Warhammer comparten ese protagonismo con Skavens, Hombres Lagarto, Condes Vampiro, Reyes Funerarios, Guerreros del Caos, Norsca y muchos más. Cada facción tiene sus propias virtudes e inconvenientes, procedemos a enumerarlos muy brevemente para que puedas hacerte una idea general.

  • Altos Elfos**: Probablemente la facción más equilibrada, ten cuidado con las confusiones, quizás estos no sean los Elfos Oscuros, pero son los Elfos más temibles. Tienes todo tipo de unidades que se adaptarán a cualquier situación y te harán impredecible.
    Como inconveniente, que tus unidades son ligeramente caras en la relación calidad-precio y no van precisamente sobradas de penetración de armadura o artillería. Los Altos Elfos poseen además una habilidad racial que les hará combatir mejor cuanto menos daño sufran.
  • Elfos Oscuros**: Al igual que sus hermanos, los Elfos Oscuros pueden presumir de un repertorio bastante equilibrado. Sin embargo, sacrifican variedad a cambio de capacidad de penetración de armadura y las increíblemente poderosas Hidras. Llegado cierto momento del combate, la sangre de los caídos imbuye a los Elfos Oscuros de un poder que puede cambiar el curso de la batalla.
  • Elfos SilvanosDLC: Quizás parezcan los menos aguerridos, pero no te confundas: no necesitas ser demasiado aguerrido cuando tienes los mejores arqueros del continente y dríades para sostener la primera línea. Una facción tremendamente asimétrica con arqueros y monstruos implacables pero una infantería y caballería que no pasan de decentes. Eso sí: procura que el choque no sea dentro del bosque o te convertirán en compost.
  • Imperio*: Al igual que Altos Elfos, la patria de Karl Franz (Carlos Francisco para los amigos) siempre tiene una tecla para cada nota. Este equilibrio les hace destacar, especialmente al estar complementado con buenas opciones de artillería y penetración de armadura. La carencia, si es que tiene alguna, es que la infantería pesada puede ser acusada de mediocre y no tiene monstruos ni unidades voladoras a excepción de las monturas de señores y héroes.
  • Bretonia*: La Francia medieval hecha facción, con lo bueno y con lo malo. Lo bueno, que tienes la mejor caballería del juego, los mejores arqueros del juego en relación calidad-precio y una artillería muy competitiva. ¿Lo malo?, que todo lo que no sean caballeros serán campesinos. La caballería será cara, los campesinos serán mediocres por no decir algo peor. Pero no te preocupes, lo bueno -y lo malo para los campesinos- es que todo el mundo contaba con que muriesen, así que cuando comiencen a retirarse, el resto de unidades no sufrirá una penalización a la moral.
  • Enanos*: Un muro de hierro, cuero y mala leche, pero un muro con las patitas cortitas. Los Enanos son el máximo exponente de la infantería y la artillería, los reyes del choque frontal. Sin embargo, no tienen caballería y eso condiciona tu estrategia enormemente. Eso sí, que tu rival no se relaje, porque hasta la mejor caballería se convierte en puré al enfrentarse a los Matadores.
  • Hombres Lagarto**: También asimétrica, pero nunca exenta de recursos. Tienen todo tipo de unidades que usadas de la forma correcta pueden darte lo que necesitas, pero pueden ser acusados de mediocres en todos los aspectos (especialmente el ranged) excepto en uno: los monstruos. Tendrás dinosaurios rápidos, dinosaurios mortíferos, dinosaurios tanque, dinosaurios titánicos con eslizones disparando desde encima, dinosaurios del Betis, dinosaurios voladores y mucho más.
  • Reyes FunerariosDLC: Si hicieran una facción de hombres caracol, sería más rápida. Khemri ofrece una tonelada de no muertos dispuestos a combatir hasta la muerte (otra vez) a un precio bajísimo, tan bajo que en el modo campaña ni cobran. Además de por su lentitud, Khemri destaca por sus majestuosos y siniestros Constructos, temibles a distancia pero mucho más en el cuerpo a cuerpo, mientras los Necrotectos -arquitectos del reino- les curan para que sigan destruyendo el mundo de los vivos. Una facción fuerte de por sí, Khemri posee también una habilidad racial que curará a todas las tropas hasta tres veces durante la batalla, concluyendo con la invocación de los afamados Ushabtis.
  • Condes Vampiro*: Al igual que Khemri, Condes Vampiro goza de miles de no-muertos lentos y baratos, pero no te confundas: esta no es una facción lenta. Condes Vampiro posee una caballería formidable, un repertorio mágico brutal y algunas unidades voladoras que serán el terror de la retaguardia enemiga. Sin embargo, los brazos en descomposición no parecen ser ideales para tensar un arco, con lo que los Condes Vampiro no disfrutan de prácticamente ninguna unidad ranged y sufrirá de la misma habilidad racial que todos sus primos no-muertos: Si la moral cae demasiado, principalmente cuando tu señor caiga, la magia que mueve a tus unidades se debilitará, descomponiendo a tus unidades a un ritmo vertiginoso.
  • Costa del VampiroDLC: Algún inútil decidió enseñarles la pólvora a los Condes Vampiro, ahora están obsesionados con ella y se dedican a surcar el océano reanimando a marinos ahogados y otras criaturas que nunca debieron salir de las profundidades. Poseen una infantería muy barata pero eficiente en relación a su precio, o una infantería muy cara pero pobre en relación a su precio. Su fuerte tampoco es la movilidad, pero son los insospechados reyes del yunque y martillo, siendo generalmente su paupérrima infantería el yunque, mientras que el martillo lo compondrán una increíble artillería, rangeds y magias. Una facción simple y divertida de jugar pero con poca versatilidad.
  • Pieles Verdes*: Compuestos por goblins y orcos, los primeros pondrán la cantidad y los segundos la fuerza. Su artillería y magias no son nada del otro mundo, pero la versatilidad que ofrecen goblins y orcos -además de sus aliados, las arañas y gigantes- es envidiable teniendo en cuenta que también tienen algunos especialistas como Jinetes de Jabali con lanza o los invencibles Orcos Negros.
  • Skavens**: Mil hombres pueden aniquilar a 1.500 skavens en una batalla y aun así perder de forma aplastante. A los hombres rata les da igual perder unidades, cuentan con ello, se reproducen como conejos ratas y además sus tropas tienen un liderazgo tan bajo que acaba siendo ventajoso: Cuando sus unidades se retiran tras sufrir daños, huyen durante 20 segundos a una velocidad a la que te costará alcanzarles, cuando bajes la guardia y les des la espalda, volverán y te atacarán por la espalda. Su única virtud no es la superioridad numérica, también tienen a las ratas ogro y una artillería demoledora. Aunque no tengan caballería, todas sus unidades tienen una gran movilidad.
  • Hombres BestiaDLC: Mitad carnero mitad homínidos, la primera mitad les otorga una gran velocidad de movimiento, la segunda mitad les otorga pulgares oponibles. Con varias unidades muy versátiles, unidades grandes muy interesantes y en general una gran capacidad de carga, Hombres Bestia sufre de una carencia absoluta de armaduras.
  • NorscaDLC: ¿Te gustan los vikingos?, ¿también te gustaron los Olifantes de El Señor de los Anillos?, entonces no hay duda, Norsca es tu facción. Inspirados en la mitología e historia nórdica, Norsca es el guardián y cabeza de puente del Caos. Carecen de caballería de choque y armaduras, pero su infantería, infantería monstruosa y monstruos son temibles.
  • Guerreros del Caos***: Desde los desiertos del norte, con los dioses del caos a sus espaldas y una cantidad inhumana de armadura sobre sus hombros, Caos es una facción que obliga a sus oponentes a pensar muy detenidamente cómo pararles. Tienen una de las mejores artillerías del juego, algunos de los mejores monstruos del juego, algunos de los mejores señores del juego y una de las mejores infanterías pesadas del juego. Su principal problema es el coste de sus unidades, porque todo será de calidad, pero también todo será caro.
  • Cathay***: El término Catay fue dado por Marco Polo a las regiones correspondientes a la China ancestral, como era de esperar, esta facción de humanos cuenta con una gran influencia en las mecánicas y el arte de la milenaria civilización oriental. Esto se reflejará entre otros elementos en su Gran Muralla, que contiene a las hordas del Caos. También sus mecánicas de Ying y Yang, que si son seguidas al piel de la letra otorgarán interesantes sinergias en campaña y batalla, por no hablar de sus grandes beneficios conseguidos a través del comercio en la Ruta de la Seda. Señores que pueden convertirse en dragones, una poderosa artillería y los impresionantes Gigantes de Terracota complementarán un roster equilibrado que hará las delicias de aquellos que sientan debilidad por la cultura china.
  • Kislev***: Fuertemente influenciada por los históricos pueblos de Europa Oriental y la religión Ortodoxa, Kislev cuenta con un roster donde destacan las unidades versátiles y preparadas tanto para el combate cuerpo a cuerpo como a distancia, donde grandes bestias serán la punta de lanza para purgar a aquellos que osen desafiar a la Gran Ortodoxia.
  • Khorne***: El Dios de la Sangre y los guerreros ha vuelto lleno de furia a la batalla, y lo hace con sus hordas de mortales y demonios preparadas para ganarse el favor de su bestial señor. Si quieres contenerlos, prepárate para enfrentarte a toneladas de armadura y grandes demonios.
  • Nurgle***: El Dios de la Descomposición tiene un objetivo: inventar y extender nuevas enfermedades por el mundo. El Gran Corruptor tiene herramientas para la destrucción, pero también destaca por ser una de las facciones más resistentes del juego, utilizando sus pútridas herramientas para imponerse a sus enemigos en una asquerosa guerra de desgaste.
  • Slaanesh***: El más joven de los Dioses del Caos, también conocido como el Príncipe del Placer y el Dolor, no ha otorgado a sus seguidores de incómodas y pesadas armaduras que les protejan de los proyectiles, pero sí de una terrible capacidad ofensiva y mucha defensa cuerpo a cuerpo. Su lengua viperina es capaz de seducir asentamientos enteros de la noche a la mañana, arrastrándoles a un camino repleto de orgullo, pero también de arrogancia y excesos.
  • Tzeentch***: El Dios de la Magia, todas las razas del Viejo Mundo tienen su propio nombre para el Gran Conspirador, sinónimo de cambio y también capaz de engatusar hasta a sus más fervientes enemigos para convertirse en peones de su intrincado plan, cambiante a cada segundo. Sus capacidades mágicas pondrán en un apuro al más aguerrido de los ejércitos convencionales.

Nota: Para poder utilizar las facciones, deberás tener el juego que las incluyó o, en algunos casos, su DLC de introducción.
* Total War: Warhammer 1
** Total War: Warhammer 2
*** Total War: Warhammer 3
DLC DLC de Introducción

Contenido descargable (DLCs)

Total War: Warhammer 3
Pantalla de carga de Total War: Warhammer III

Total War y Games Workshop no son empresas famosas por regalar el contenido, pero por mucho que nos duela, los humildes y rácanos escritores de estas palabras hemos pasado por caja en más de 4 y 5 ocasiones.

Por supuesto, puedes disfrutar cientos de horas simplemente con uno de los juegos base (Total War: Warhammer I, II o III), pero la heterogeneidad entre las facciones y las mecánicas de sus campañas hará que tengas que utilizar tu fuerza de voluntad para no comprar esa facción que te encanta y con la que sabes que te divertirás. Eso por no hablar de que si de verdad quieres ser competitivo en el Multijugador necesitarás tener todo el roster de la facción que utilices y eso incluye pagar, como mínimo, un DLC.

Cada juego base contiene sus propias facciones iniciales, que podrás jugar en ese y los otros juegos. Además, podrás adquirir DLCs de facciones concretas (como Costa del Vampiro o Elfos Silvanos) que podrás utilizar en los distintos juegos base.

La pregunta es, ¿qué DLCs recomendamos?

Blood and Gore

Blood and Gore es un DLC transversal que se aplicará a los tres juegos base y que te permitirá ver sangre y desmembramientos durante los combates, además de cientos de animaciones de combate exclusivas. Es barato pero el razonamiento detrás de que esto sea un DLC y no una opción gratuita es que les permite bajar el PEGI del juego, esto supone en la práctica más ventas a menores de edad y más ventas de un contenido que debería ser gratuito como contenido adicional. ¿Es un modelo de negocio quizás demasiado avaricioso?, rotundamente sí, pero si te da igual pagar unos euros más, merece la pena.

DLCs gratuítos

Existen más de 10 DLCs gratuitos que podrás adquirir simplemente yendo a la página de la tienda de Steam, por lo general contienen nuevos Señores Legendarios con algunas unidades nuevas y mecánicas exclusivas, teniendo en cuenta su precio y que algunos son muy divertidos, te los recomendamos totalmente. Además, pese a que la mayoría de regimientos de renombre -unidades con habilidades y skins especiales- vayan incluídos en DLCs de pago, en el caso de Bretonia existe uno gratuíto que te permitirá ser más competitivo y tener más variedad de unidades sin desembolsar un céntimo adicional.

DLCs de facciones

Algunas facciones mencionadas anteriormente como Elfos Silvanos, Caos, Khemri o Costa del Vampiro solo pueden ser jugadas si compras el DLC de la facción. Estos DLCs te desbloquearán no solo la facción con su correspondiente campaña sino que además incluyen una serie de regimientos de renombre para dichas facciones. Por lo general, si te gusta la estética de la facción, encontrarás que su estilo de juego es completamente distinto al de las demás, así como tendrás acceso a nuevas campañas y mecánicas. Caros, pero si te quieres dar el capricho no te arrepentirás.

DLCs de ampliación

La gallina de los huevos de oro para los desarrolladores. Puedes comprarte el juego base (por ejemplo Total War: Warhammer II) y disfrutar de facciones como Altos Elfos, Elfos Oscuros, Skavens y Hombres Lagarto, pero prácticamente todas las facciones iniciales tienen uno o dos DLCs de pago donde podrás encontrar nuevos señores, mecánicas, campañas, unidades y regimientos de renombre que le darán un lavado de cara a esa facción y ampliarán su roster para el modo multijugador. Por desgracia, son casi obligatorios si quieres mantenerte dentro del meta competitivo.

Requisitos de Total War: Warhammer 3

Requisitos mínimosRequisitos recomendadosPeriféricos recomendados
Windows 7 64-bitWindows 10 64-bitTeclado y ratón: Imprescindible
Intel i3/Ryzen 3 seriesIntel i5/Ryzen 5 seriesMando: Inviable
6 GB de RAM8 GB de RAMVolante: Inviable
Nvidia GTX 900/AMD RX 400Nvidia GeForce GTX 1660 Ti / AMD RX 5600-XTJoystick: Inviable
120 GB de espacio disponible120 GB de espacio disponible en SSDMicrófono: Innecesario

¿No sabes cómo comprobar si cumples los requisitos? Pincha aquí.

Nuestra valoración de la saga Total War: Warhammer

Total War: Warhammer 3
Pantalla de carga de Total War: Warhammer III

Puntos a favor

  • Los cimientos establecidos por la saga Total War eran buenos, pero en esta ocasión se han superado
  • Existen decenas de facciones heterogéneas en cuanto a dificultad, mecánicas y estética
  • Bien optimizado para PCs de gama media y muy buenos gráficos para PCs de gama media-alta
  • El PvE tiene miles de horas de rejugabilidad, el PvP está muy balanceado y cuenta con una escena competitiva muy activa
  • Campañas cooperativas con turnos simultáneos
  • Su Workshop de Steam está a reventar de mods interesantes
  • Infinitamente más barato que las miniaturas de Warhammer

Puntos en contra

  • Pese a ser infinitamente más barato que las miniaturas, tener todas las facciones te costará no menos de 200€
  • Su heterogeneidad puede resultar abrumadora incluso a jugadores que vengan de jugar otros Total War
  • No puedes pintar tus ejércitos

Total War: Warhammer está hecho para jugadores que disfrutan con…

  • El universo de Warhammer Fantasy y la fantasía épica
  • Juegos de estrategia y los 4x
  • Campañas cooperativas
  • Juegos a los que poder jugar 3000 horas sin aburrirte ni dejar de aprender cosas
  • PvP de estrategia con partidas rápidas (10-20 minutos)

¿Buscas un fiel aliado -o un traicionero enemigo- con el que escribir vuestras propias páginas en la historia de Warhammer? Entonces, pásate por nuestro Discord.