¿Se ha vendido el periodismo de videojuegos? Starfield, Diablo IV y BG3

¿Por qué el periodismo de videojuegos y los fans difieren tanto en sus valoraciones? Analicemos casos como Starfield para entender qué sucede

En las últimas semanas, debido principalmente al lanzamiento de Starfield, hemos podido asistir a un gran debate en internet sobre el título de Bethesda: ¿es una obra maestra, un fiasco, un gran juego con algunos fallitos o una nueva chapuza de Bethesda como Fallout 76?

El debate ha estado aderezado por una premisa que me ha parecido particularmente llamativa, y es el hecho de que existe un elemento significativo: la guerra entre Microsoft y Sony por el reparto del mercado, con Call of Duty y Activision como protagonistas, y la posible afinidad que unos u otros medios/periodistas puedan tener con cada compañía y plataforma, la cual viciaría su capacidad de analizar objetivamente uno de los títulos estrella de Microsoft y XBOX.

Sin embargo, la teoría de que el periodismo de videojuegos y sus reseñas están de alguna forma vendidas es previa a la guerra por Activision o Starfield. Como es lógico, en la historia de las reseñas existen muchos casos de reseñas pagadas, ya sean literarias, cinematográficas, en hostelería o en el caso que hoy nos ocupa: los videojuegos. Por ello, no sería prudente descartar esta posibilidad pero… ¿Es ese el motivo de que fans y prensa no valoren igual los videojuegos?

Tres casos para entender la situación

Antes de analizar los fenómenos que están jugando un peso importante en la gran pregunta, hay que elegir tres sujetos de estudio.

Baldur’s Gate 3: 6 años. Starfield: 8 años. Diablo IV: 6 años. Estos tres títulos, lanzados respectivamente a principios de junio, principios de agosto y principios de septiembre de 2023, cuentan con una serie de similitudes con mucha relevancia para entender qué está pasando en la tríada de desarrolladoras, prensa especializada y público.

Baldur's Gate 3
Baldur’s Gate 3 es el principal aspirante al GOTY de 2023

No es solo que hayan sido desarrollados en un plazo de tiempo similar y nada desdeñable, o que hayan visto la luz en un contexto muy similar, ni tampoco que los tres incorporen mecánicas de RPG, estén centrados en el modo campaña o hayan sido desarrollados por empresas que ya tenían un gran recorrido y experiencia a la hora de desarrollar este tipo de juegos. Todos estos elementos son ciertos y relevantes, pero lo llamativo del asunto es que los tres juegos cuentan con una enorme calidad de producción y, sin embargo, han sido acogidos de formas muy distintas por prensa y fans.

El bueno: Baldur’s Gate 3

Sin duda el ganador en cuanto a acogida se refiere. Candidato al GOTY, comentarios de sus competidores afirmando que no se puede medir a sus juegos con el mismo rasero que BG3, aluvión de críticas y chanzas hacia Microsoft por subestimar el juego antes de su lanzamiento, y con su propio director de publicación admitiendo que era imposible saber lo exitoso que iba a ser el juego. Dungeons& Dragons adaptado al formato videojuego, lo cual lo hace arriesgado, con muchos problemas de rendimiento y bugs en el Acto 3, que en teoría es la joya de la corona, y sin embargo…

  • Prensa especializada (PC): 96/100 (8º mejor juego de la historia)
  • Prensa especializada (PS5): 96/100 (2º mejor juego de la historia)
  • Opinión de los usuarios (PC): 8.9/10
  • Opinión de los usuarios (PS5): 8.0/10

El feo: Starfield

La gran apuesta de Bethesda para retomar aquellos días en los que todo el mundo hablaba bien de sus títulos, como Skyrim o Fallout, empañados por el desastre de un Fallout 76 que recibió una de las mayores campañas de hate nunca vistas (y por buenos motivos). Starfield ha nacido en mitad de la guerra entre Microsoft y Sony, con polémica incluída al no dar códigos para review prelanzamiento a ciertos medios de prensa especializada.

Muchos argumentaron que gran parte de la prensa especializada mataría al juego en sus reseñas por (supuestamente) estar vendidos a Sony o la polémica con los códigos, cosa que en realidad no ha sucedido, y de hecho ha sufrido un review-bombing negativo de los usuarios por ofrecer un producto algo distinto al que promocionaron (no es un juego de exploración espacial), sus bugs y fallos de diseño, pero también puede que por parte del fandom más tóxico de PlayStation.

  • Prensa especializada (PC): 86/100
  • Prensa especializada (XBOX): 84/100
  • Opinión de los usuarios (PC): 5.6/10
  • Opinión de los usuarios en (XBOX): 6.6/10

El malo: Diablo IV

Si jugaste a Diablo o Diablo II, probablemente tengas grandes recuerdos de aquellos juegos. La palabra que mejor definiría a esta franquicia es icónica, incluso a quien escribe estas palabras (que nunca fue un fanático de la saga) el propio HUD de Diablo IV le da un sopetón de cariñosa nostalgia.

Sin apostar por grandes revoluciones dentro de la industria, Diablo IV apeló al poderoso sentido de la nostalgia con un lavado de cara realmente interesante, pero falla estrepitosamente a la hora de ofrecer contenido entretenido en el end-game o no abusar de las microtransacciones cosméticas, lo cual ha hecho que los fans maten al juego en las reseñas de forma inmisericorde.

  • Prensa especializada (PC): 86/100
  • Prensa especializada (PS5): 88/100
  • Prensa especializada (XBOX): 91/100
  • Opinión de los usuarios (PC): 2.1/10
  • Opinión de los usuarios (PS5): 1.7/10
  • Opinión de los usuarios (XBOX): 1.6/10

¿Qué es lo sorprendente en estos casos?

Ninguno de estos juegos es una chapuza como Fallout 76, ni ninguno de estos juegos ha cometido un error garrafal de marketing comparable al de No Man’s Sky.

Pero hay un detalle muy curioso: la prensa especializada ha dado su valoración más alta a BG3 con un 96, y la nota más baja a Starfield con un 84. Mientras que a Diablo le han puesto un promedio de 88. La prensa de videojuegos enmarca estos 3 en una horquilla de 12 puntos, del 84 al 96.

Diablo IV
Si naciste en el siglo XX hay muchas papeletas de que esta imagen te de un bofetón de nostalgia

¿Y qué ha pasado con la acogida del público? Que entre el 8.9 de BG3 en PC y el 1.6 de Diablo IV en XBOX hay un mundo de distancia. Frente a la escueta horquilla de la prensa especializada, los fans opinan que hay una diferencia de 8.3 puntos entre el BG3 y el Diablo IV.

¿Es tan malo Diablo IV como para recibir menos de un 2 por parte de los usuarios? ¿Tan malo como Gollum? El juego peor valorado de todo 2023 en Metacritic es precisamente Gollum, con un 38/100 según prensa especializada y un 1.2/10 según jugadores.

¿Es tan mediocre Starfield? ¿Tanto como para recibir una nota media de sus jugadores equivalente a la del juego de Avatar? Porque el juego de la película de Avatar (2009) recibió un 6 por parte de los usuarios, y creedme: el juego de Avatar es muy, muy malo, aunque lo jugases en 2009. Por poner un poco de contexto, ese año el GOTY se lo llevó el Assassins Creed 2 junto con COD: Modern Warfare 2.

¿Es tan perfecto BG3? ¿Como para recibir semejante nota en relación a sus competidores? Incluso a mi, que el género de Diablo IV no me llama la atención, Starfield no ha conseguido engancharme y Baldur’s Gate 3 me ha encantado (de hecho ha despertado en mi el interés por el universo de Reinos Olvidados y el propio Dungeons & Dragons, que siempre había denostado) me parece que aquí hay algo que está fallando… Pero no, ni la prensa especializada miente ni la opinión de los usuarios tampoco, y creo que tengo varias explicaciones mejores.

¿Por qué prensa y fans no puntúan igual?

Si venías buscando que señalase a la prensa como unos vendidos o a los fanáticos como unos garrulos, siento desilusionarte. El único que miente es el cerebro humano y la forma en que percibimos las cosas.

Hype y Hate, ilusión y frustración fuera de control

Términos muy usados estos años pero sobre los que se reflexiona poco. Todos conocemos (si es que no lo hacemos nosotros mismos) casos de gente que pone a caldo un juego y a la compañía responsable, a la prensa que le ha puesto cierta nota y, sin embargo, en la próxima entrega pasa por caja (si es que no hace preorder) porque no puede lidiar con el hype. Estos dos fenómenos van de la mano, y se han visto incrementados con los años gracias a la popularización de los videojuegos, internet, los influencers y los gigantescos avances en el marketing.

Starfield
El juego puede tener problemas, pero el diseño artístico de Starfield es una auténtica maravilla

No hay nada peor para un buen juego que el hecho de que sus fans se generen unas expectativas más altas que la realidad. Nuestro cerebro no va a valorar de forma objetiva el juego, va a valorar la diferencia entre lo que esperábamos y lo que nos dan.

¿Esperabas un juego de 9/10? Mal asunto, porque si el juego es una obra maestra lo vas a disfrutar, pero como no lo sea… Va a dar lo mismo que sea un buen juego: te vas a sentir frustrado y engañado por desarrolladoras y prensa especializada, e incluso contigo mismo por haber vuelto a comprar otro juego de esa compañía o hacer otro preorder en lugar de esperar un mes a ver qué ha pasado con el hype inicial.

¿Qué demonios es un juego 10/10?

La pregunta más importante y que con frecuencia pasamos por alto. Sin intentar responderla, no podemos entender por qué existe una discordancia tan grande entre las valoraciones.

Sería lógico pensar que un juego merecedor de un 0 es un juego que no tiene ningún acierto, pero si aplicamos esa misma lógica para decir que el juego perfecto es aquel que hace absolutamente todo bien… pecaríamos de mecanicistas, porque ese juego no existe.

A título personal, definiría un juego de 10/10 como aquel juego que crea un ejemplo de por dónde debería ir la industria. Un juego cuya propuesta sea innovadora pero funcione, que cumpla un elevado estándar de calidad en la ejecución, que cumpla su principal función como entretenimiento y nos transporte a otras realidades y mundos, un juego que nos sorprenda positivamente y sintamos que debemos recomendar de todo corazón, con la sensación de que, si no lo hubiéramos jugado, deseáramos que otro nos lo hubiese recomendado.

Red Dead Redemption 2
Te gusten o no los westerns, Red Dead Redemption 2 es uno de esos juegos que deberías jugar una vez en la vida

Bonito, ¿verdad? Y a la vez problemático, porque intentar enmarcar estos criterios en una escala del 0 al 10 de forma científica es sencillamente imposible. Lo que para mi es un 10 (Breath of the Wild, RDR2 o el propio BG3) para mucha otra gente con cuyos criterios suelo coincidir en cuestión de videojuegos, estos títulos pueden ser un tostón con varios fallos a los que nunca han conseguido cogerle el gusto, por mucho que lo intenten, con lo que es difícil que vayan a considerarlo un 10.

Y de nuevo, volvemos a lo mismo, yo he dado mi propia definición de lo que es un 10, la cual ya es subjetiva, pero es totalmente legítimo que un fan considere que un juego sea merecedor de un 0 cuando sea peor de lo esperado o peor que sus predecesores, aunque tenga aspectos positivos, igual que Baldur’s Gate 3 puede ser merecedor de un 10 aunque tenga aspectos negativos.

Las valoraciones numéricas son útiles

Lo expuesto anteriormente no quiere decir que las reseñas numéricas no sean útiles, sino que lo que no tiene sentido es obsesionarse con las discrepancias entre las mismas. Si es imposible que exista un baremo científico o que todos tengamos exactamente los mismos gustos, también es casi imposible que estemos de acuerdo con nuestro mejor amigo en la nota que le otorgamos a tres juegos distintos.

Sin embargo, esto no quiere decir que las reseñas numéricas no sean útiles. Las reseñas numéricas, más aún cuando son un promedio otorgado por distintos medios de prensa especializada (como en el caso de Metacritic) o de un conjunto de jugadores, lo que nos proporcionan es una idea rápida y sencilla de si un juego huele bien o huele mal, y cada una tiene sus propias ventajas.

The Lord of the Rings: Gollum
Si prensa y fans coinciden en darle malas notas a un juego, como en el caso de Gollum… huye.

El periodismo de videojuegos nos ofrece un análisis desarrollado que culmina en una nota numérica, en el que podemos esperar una mayor objetividad y puesta en contexto respecto a la situación del mercado. Por poner un ejemplo, el sistema de monetización de Diablo IV no va a ser motivo para que el periodista de videojuegos sitúe su nota en un 0, aunque puede que le reste un punto, y esto se debe al sencillo motivo de que, siendo sinceros: muchos de los títulos más populares actuales dan un peso importante a los micropagos y/o DLCs.

Por otro lado, la opinión de los fans nos ofrece un reflejo pasional de la diferencia entre las expectativas y el producto resultante. Los fans van a puntuar el juego a lo largo de semanas, meses y años, siendo por tanto sensibles a parches y cambios en la experiencia del usuario. Un fallo garrafal en el endgame que arruine la promesa tácita del juego de «cientos de horas de diversión» va a ser mucho más patente para los usuarios, como en el caso de Diablo IV.

Esto viene con un precio: las reseñas de los usuarios son especialmente sensibles al review bombing, los fandoms tóxicos y las consecuencias de un ciclo descontrolado de hype y hate, con lo que no deberías descartar un juego automáticamente solo porque las reseñas de usuarios sean muy negativas, ni lo contrario.

Conclusión

Siempre habrá discordancia a la hora de valorar de forma numérica una obra de arte, porque eso es lo que son los videojuegos. El arte aspira a evocar emociones en aquellos que lo presencian o, en este caso, lo juegan.

Partiendo de esa premisa tan sencilla y de tantas opiniones tan dispares, en las que con demasiada facilidad se encuentran acusaciones de «este periodista es malísimo» o «este medio se ha vendido», considero que existen muchas otras mejores razones a tener en cuenta para que no estés de acuerdo con un periodista que le otorga una nota «demasiado baja» o «demasiado alta».

Zelda
Tears of the Kingdom ha conseguido algo prácticamente imposible: mejores valoraciones que su predecesor, que ya de por sí era candidato a mejor juego de la historia

Ninguno de nosotros puede hacer alarde de una gran objetividad a la hora de establecer una nota numérica, porque simplificar algo tan sumamente complejo como un videojuego en una escala numérica es no hacer justicia a la valoración de un juego. Para esto precisamente existen los análisis de periodistas especializados, que si bien no tienen por qué ser 100% fiables, ofrecen con frecuencia una fiabilidad mucho mayor que la de las votaciones de usuarios o la recomendación de un amigo.

Eso sí: no hay por qué excluir, y es muy probable que si tienes en cuenta la valoración y análisis desarrollado del periodismo de videojuegos, junto con la opinión de los usuarios y la opinión de algún amigo, te hagas una idea mucho más fiel sobre si el juego realmente es tan bueno como dicen. Pero recuerda: la calidad técnica es objetiva, pero las expectativas y la satisfacción no. El vino siempre es vino, pero si bebes vino pensando que lo que te llevas a la boca es café… lo vas a escupir.

SEO, CM, IT y redactor. Mi alma máter debió ser Hogwarts.

Deja un comentario