¿Qué es el DLSS y cómo configurarlo?

Descubre de forma sencilla qué es el DLSS, sus ventajas y cómo usarlo para aumentar el rendimiento y la calidad gráfica de tus videojuegos.

¿Tienes una tarjeta gráfica de Nvidia o estás pensando en comprarla? ¿Es de la serie RTX 2000 o superior? Si la respuesta a ambas es entonces sigue leyendo, porque Nvidia está haciendo méritos para que la Inteligencia Artificial se gane un hueco en tu corazón.

¿Qué es el DLSS y para qué sirve?

DLSS (Deep Learning Super Sampling) es una tecnología desarrollada por Nvidia que, utilizando redes neuronales profundas, es capaz de procesar los gráficos de una forma revolucionaria y tremendamente ventajosa para el usuario.

Disponible para su uso en más de 200 videojuegos, DLSS te permitirá disfrutar tus juegos, literalmente, como nunca antes. Podrás usarlo en los grandes títulos como Baldur’s Gate 3, Hogwarts Legacy, Cyberpunk 2077, Red Dead Redemption 2 o incluso en algunos juegos de estudios indie como Deep Rock Galactic, Mount & Blade 2: Bannerlord o Ready or Not.

Pero vamos al grano, en palabras simples, te permite hacer dos cosas:

  • Jugar con la misma calidad de imagen pero más FPS (frames por segundo), haciendo tu juego mucho más fluido.
  • Jugar con mejor calidad de imagen de la que podrías hacerlo normalmente, pero sin perder frames.

Ambas pueden parecer similares, pero es a la hora de configurar el DLSS cuando comprenderemos la importancia del matiz.

dlss
Ganancia en porcentaje de FPS en distintos títulos con el modo Rendimiento.

¿Qué modo de DLSS debo utilizar y cómo configurarlo?

Dependiendo de los componentes de tu PC, las exigencias del videojuego en cuestión y la optimización de este último, será más recomendable utilizar una configuración de DLSS u otra.

Puedes utilizar las herramientas de autodetección que muchos videojuegos actuales incluyen, o bien utilizar la más fiable herramienta de Nvidia, Geforce Experience, para que sea esta última la que elija los ajustes gráficos más adecuados para ti.

Sin embargo, estas herramientas automáticas no siempre están disponibles o quizás creas que puedes realizar la configuración mejor que ellas. Para estos casos, te convendrá entender las diferencias entre los distintos modos de DLSS que podrás configurar dentro de las opciones gráficas del videojuego en cuestión:

  • Nvidia DLSS Quality: Si no tienes ningún problema de fluidez y crees que tu ordenador es capaz de soportarlo, esta opción te permitirá reescalar tu resolución a una superior, haciendo que el juego se vea todavía mejor de lo que sería posible. Esto se producirá a expensas de la fluidez, con lo que si no ibas muy holgado de FPS quizás no sea buena idea usar este modo.
  • Nvidia DLSS Balanced: La opción equilibrada te permitirá ganar al mismo tiempo calidad de imagen y FPS. Podrás disfrutar de forma sutil las dos ventajas del DLSS, ideal para ordenadores de gama media-alta que no quieren perder calidad gráfica a costa de ganar fluidez.
  • Nvidia DLSS Performance: Esta configuración te permitirá mejorar tus FPS sin perder demasiada calidad gráfica. Reducirá tu resolución de juego para después compensar la pérdida de calidad mediante la utilización de su algoritmo, lo cual se traduce en una bajada de calidad gráfica mínima a cambio de ganar una fluidez que, en condiciones normales, no podrías tener.
  • Nvidia DLSS Ultra Performance: Sencillamente, una fluidez inmejorable. Gracias a reducir todavía más la resolución y después compensarlo con la IA, este modo te permitirá tener un rendimiento que en algunas ocasiones llega a triplicar los FPS que tendrías sin el DLSS. Es la mejor opción para aquellos equipos de gama media-baja que tengan problemas graves de fluidez. Presenta algunos bugs gráficos que se van solventando conforme pasan las semanas gracias al machine learning.
  • Nvidia DLSS Automático: A diferencia del resto de modos, no solo alterará tu resolución sino que, en base a la carga de trabajo que esté soportando la tarjeta gráfica a cada momento, te irá cambiando las opciones gráficas del juego para encontrar constantemente el mejor equilibrio entre calidad de imagen y fluidez.
dlss
A la izquierda, Hogwarts Legacy sin DLSS, a la derecha con DLSS en modo Calidad. El resultado: 2 FPS menos de media a cambio de jugar a una resolución mucho mayor que la de tu monitor.

El hype con el DLSS está justificado.

Una vez entendemos la diferencia entre los distintos modos del DLSS y preparados para experimentar con él, nos gustaría añadir un par de cosas:

Tras meses experimentando con el DLSS en distintos títulos, podemos afirmar tranquilamente todo el hype que está habiendo en relación al DLSS nos parece justificado. Esto se debe principalmente a que el DLSS ya nos ofrece algo increíble (como poder ver todavía mejor aquellos juegos que movíamos holgadamente en ultra), pero también al hecho de que gracias a los modos de rendimiento vamos a poder retrasar ostensiblemente ese momento en el que nos damos cuenta de que nuestra tarjeta gráfica puede haberse quedado anticuada.

Gracias a la popularidad de DLSS, otras compañías han acelerado mucho el desarrollo de sus tecnologías homólogas, como en el caso del FSR de AMD. Estas tecnologías, pese a no contar (por ahora) con un elemento de hardware como los Tensor Cores de Nvidia, ofrecen resultados muy interesantes para una gama de tarjetas gráficas mucho más amplia, entre ellas los modelos previos a la serie 2000 de Nvidia o las tarjetas gráficas de AMD.

SEO, CM, IT y redactor. Mi alma máter debió ser Hogwarts.

Deja un comentario